CARGANDO

Si cuando miramos la obra de Alejandra Espinasse nos preguntamos quién es la artista detrás de esos colores y formas, no podremos obviar algunos datos:

Nació en Buenos Aires el 22 de marzo de 1966. Comenzó a pintar desde pequeña, a los 10 años apoyada por su madre que también lo hacía. Desde esa temprana edad supo que era eso lo que le gustaba y lo que haría.
Así continuó estudiando en la Escuela de Artes Visuales "Regina Pacis", de Buenos Aires obteniendo el título de Maestra Nacional de Dibujo y Pintura.


Su pintura para ese entonces era figurativa, inspirándose en paisajes como La Boca, el puerto, los barcos, San Isidro.
Con el tiempo, la pintura se fue amoldando a su personalidad, fue cultivando diferentes estilos y técnicas hasta que paulatinamente, los trazos adquirieron un estilo propio, basado en forma, color y carácter en la pincelada. En 1990 apenas casada, se muda a Puerto Madryn, donde formó su familia.
La pintura la acompañó en los cambios. Tuvo en sus primeros tiempos, una etapa de Peces y Mar, donde se reflejaba su vida en relación al agua. Luego durante un tiempo, dedicó su obra a las flores, donde se pone de manifiesto lo romántico y puro.
También los paisajes de la costa patagónica, tuvieron su momento.

Luego de una gran producción de obras, sintió el llamado de lo abstracto, estilo que aún está transitando, en una constante búsqueda. Es un terreno con mas incógnitas, donde no todo es explícito y entran en juego muchos factores: la percepción de la obra, lo que provoca, los colores, la forma, la fuerza de la pincelada y su textura, la composición y sobre todo, los sentimientos del artista. Alejandra dirige su propio taller, donde da clases de dibujo y pintura para adultos.

 "La pintura es un camino duro en el que nunca se alcanza el sueño, y como el Sol de cada día, comienza de nuevo..."